Autor: Fernando Llamosas Bellido

Fueron momentos verdaderamente emocionantes. Ahí estaban juntos, frente a frente, el flamante Arzobispo de la Arquidiócesis de Lima, Dr. Carlos Castillo Mattasoglio, y ante sí, un casi octogenario hombre, de andar pausado, docente universitario, catedrático de San Marcos, Raymundo Prado.

Con hablar pausado, pero firme en su memoria, el profesor iba recordando a su estudiante a quien tenía delante de él y que lucía, en su pecho, el sagrado crucifijo de Cristo. Ambos se miraban con enorme reverencia y afecto. El escenario era la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y el contexto el inicio del año académico 2019.

Habían transcurrido casi 46 años, desde que, el entonces muy jovencito, egresara como Sociólogo Carlos Castillo y volviera a su Alma Máter, ahora como Arzobispo de Lima y Primado de la Iglesia Católica del Perú. Empero, lo que menos él imaginaba, fue encontrarse por estos pasillos y aulas de la Ciudad Universitaria, cara a cara, con su profesor.

En este encuentro nostálgico se dieron muchas remembranzas. En más de uno de los presentes, se sentía ver en esos momentos la réplica de la recordada imagen de la laureada película de 1967, “Al Maestro con Cariño”, cinta dirigida por James Clavell y protagonizada por el actor Sidney Poitier. Ambos recorrieron los pasadizos y lugares de antaño. Sentados, juntos evocaron muchas anécdotas y vivencias. Toda una historia de vida… y se vivió aquí en San Marcos.

print

noticias